Genaro Limón

El cinefotógrafo y realizador, se acomoda en las filas del séptimo arte

Por Luis PEGUT
Agosto 2020

1.- ¿Cuál fue tu primer acercamiento con el cine?
Mi primer acercamiento con el cine fue descubrir la película de la Naranja Mecánica dirigida por Stanley Kubrick, a la edad de 14 años, y menciono esta película en particular porque era un cine que jamás me había imaginado que existiera o podía comprender mientras veía. Y fue así como una película me llevó a otra, tras el transcurso de los años y al descubrir a Luis Buñuel, abrió mi panorama de una manera muy radical, no solo en el cine, gracias a él descubrí el movimiento surrealista, la pintura, literatura, poesía y todo lo derivado, para así volverme un cinéfilo que poco a poco iba descubriendo un cine, que no solo hablaba de la realidad que nos rodea, sino, un acercamiento a las distintas maneras de ver la vida con todo lo que eso conlleva.
No fue hasta el salir de la preparatoria que comencé hacer trabajos con mi primer cámara, sin saber de aspectos técnicos o narrativos, mera experimentación apegándome hacer trabajos surreales, esto me llevó a conocer personas con los gustos muy similares a los míos y a elaborar más trabajos. No fue hasta hace 3 o 4 años donde nos dimos a la tarea hacer trabajos mas estructurados narrativamente. Con un poco más de conocimiento técnico y sin saber cuales serían los resultados. El cine como cualquier otra disciplina artística es un contraste descubrimiento de uno mismo y el mundo.

2.- ¿Qué trabajos llevas realizados hasta hoy dentro del séptimo arte?
Llevo tres cortometrajes que he escrito y dirigido : La vida que no ves (2018), La vida silenciosa (2019), Cuarto obscuro paro del norte (2020). Por otro lado he contribuido como director de fotografía en 5 cortometrajes y 2 largometrajes como son: La casa de Mati (cortometraje, 2018) de Rayell Abad, Act est fabula (cortometraje, 2018) de Persia Campbell, Fotograma (cortometraje, 2019) de Adriana Montenegro, Fringes (cortometraje 2019) de Jorge Carreón, Cuarto obscuro paso del norte (cortometraje, 2020). “I see a darkness” de James Arrabito (largometraje, 2018) y Los años de Otto de Persia Campbell (largometraje 2019). Trabajos como asistente y operador de cámara Rescatado (cortometraje, 2018) por Arturo Vargas, Border High(documental, 2019) por Masie Crow, “Death in Texas” (largometraje, 2019) por Scott Windhauser, Taste the nation con Padma Lakshmi (serie documental, 2019).

3.- ¿Cómo has tomado tu proceso creativo en tiempos de contingencia?
Al inicio de la contingencia si entré en un estado de bloqueo mental, siendo que al inicio del año me había puesto como meta junto con otros amigos, realizar ejercicios narrativos mes con mes, claro todo esto no sucedió, y me encontré en una fase de adentrarme aprender más a fondo los aspectos de producción, estar al tanto de lo que está pasando en la industria a nivel internacional. La adaptación que se tiene que llevar para la realización de los proyectos. Me encuentro un tanto entusiasmado y motivado porque hoy en día me estoy aventurando en otros géneros narrativos que antes no hubiera imaginado escribir; en esta etapa me encuentro desarrollando ideas nuevas con nuevos retos y, encontrando las maneras de cómo realizarlo.

4.- ¿Qué le hace falta a la industria del cine en México para seguir produciendo?
Por una lado creo que estamos en un momento de transición donde hay buenas propuestas para distribución de los recursos en la creación cinematográfica. Hay posibilidades de mayor exposición y nuevas historias por contarse, que creo es algo que se ha comenzado a ver en los últimos años. Por otro lado se requiere de más trabajo para que ese cine nacional llegue a una audiencia general. México como muchos otros países carece de un público donde no buscan ver cine nacional, a causa de la industria cinematográfica estadounidense, la ventaja que tenemos hoy en día es la tecnología, es mas fácil producir algún contenido; siendo que en su mayoría casi todos cargamos con una cámara en nuestro bolsillo. El mexicano tiene que quitarse la idea de querer copiar o crear historias que van lejos de una realidad de la cual no es nuestra y, plasmar nuestras propias historias.

5.- ¿Tu participación en algunos festivales qué te han dejado de experiencia y reconocimientos?
He tenido la oportunidad de participar en festivales de cine locales como El Paso Film Festival, El Paso Media Fest, Plaza Classic Film Festival, donde conforme pasan los años la calidad de los proyectos van mejorando, no solo en lo técnico también en lo narrativo. He tenido la oportunidad de estar seleccionado en festivales como Oaxaca Film Fest (2019), Festival Internacional de Cine de Morelia (2019) con el cortometraje “La vida silenciosa” ambos festivales fueron muy enriquecedores, el conocer cineastas de otros países y ver sus trabajos son motivos para seguir creando cine con los recursos que se tengan a la mano. La experiencia que se vive en el festival de cine de Morelia, es una experiencia única que cualquier cineasta que haya tenido la oportunidad tanto de ir como de espectador o como en selección oficial. La experiencia que se tiene en un festival de esta talla es enriquecedora, por su contenido, ya que su selección es conformada con solo trabajos mexicanos y proyecciones de cine internacional como invitados. Las preguntas y respuestas después de cada proyección son parte de la experiencia.
Reconocimientos que me han sido otorgados han sido por medio del festival El Paso Media Fest (2020) donde gane mejor cortometraje y mejor guion con el cortometraje “La vida silenciosa” .

A r t e s  V i s u a l e s
Colectiva de arte en la frontera
A r t e s  V i s u a l e s
Antonio Castro. 50 años, un rostro
Fiesta de los Libros