Danza en Movimiento

de ARTURO RODRÍGUEZ TORIJA

Por ALEXANDRO GONZÁLEZ GUADERRAMA

Movimiento, tiempo, líneas, fuerza y abstracción, sin duda alguna son palabras que van de la mano con la fotografía, esa actividad que mezcla todos esos elementos para convertirse en una expresión artística singular.

En ese sentido, el trabajo del chihuahuense Arturo Rodríguez Torija es prueba fehaciente de que el arte va de la mano con la dinámica y de que una fotografía no solo congela el movimiento, sino también lo realza y expresa.

Con “Danza en Movimiento” (22 piezas), el fotógrafo plasma en cada imagen el acto enérgico y el vaivén de practicantes de danza moderna, con quienes logra plasmar postales interesantes al contar con poca luz ambiental, no poder utilizar un flash y emplear una baja velocidad de obturación.

La última condicionante del párrafo anterior es la que le da esencia al material de Rodríguez Torija, pues gracias a ella se reflejan los movimientos de los bailarines y denotan un ambiente en el que las siluetas son las que dan el toque de la belleza artística.

Usualmente se piensa que la fotografía debe de tener un personaje puro y sin imperfecciones; sin embargo, son las imperfecciones las que se tornan en perfecciones para dar paso a trabajos como el del maestro chihuahuense. La magia del arte consiste en eso, en romper esquemas y jugar con los patrones decretados como correctos.

Ciudad Juárez, Chihuahua.
Centro Cultural de las Fronteras
En exhibición: Abril y Mayo 2018
ENTRADA LIBRE