Adriana Peraldí.

El poder de las manos

Por Luis PEGUT
Febrero 2023

Cultivada en el mundo de la pintura por más de cuatro décadas, la artista presenta su nueva colección pictórica El poder de las manos, en el museo galería de arte Laberinto del Quinto Sol, con un lenguaje visual abstracto figurativo, donde expone un poder legítimo en el arte.

¿Cuándo inicia tu amor por la pintura?
Por ahí de 1975 cuando le ayudaba a mi madre en su taller de tapices hechos a mano, de artistas de talla internacional. Cuando visitábamos sus talleres, cuando pintaba la lana por medio de pigmentos naturales para igualar los colores de la obra original del artista. Cuando veía a mi madre trabajando con los empleados, cuando veía a mi madre en las convenciones enseñado sus tapices, cuando con orgullo colgaba uno de sus tapices para exposición o exhibición en los lobbies de bancos, hoteles, etc.
Cuando entraba al taller y su olor me llenaba el corazón y, las maquinas; las pinturas hacían que sintiera una felicidad inexplicable, una felicidad que se podía compartir con cualquiera.
Cuando veía que la gente que le visitaba salía de ahí sonriendo.

¿A partir de qué año te volviste una profesional en el arte pictórico?
La verdad, no se. Las cosas se fueron dando, las invitaciones van llegando. Nunca estudié arte, hice arte gráfico, pero no lo terminé. Me enamoré, me casé, formé una familia. Siempre me he sentido hasta cierto punto una maestra, una maestra que puede vender, que puede hacer crecer, que puede hacer funcionar el entorno siendo profesional, en lo que me apasiona. Profesional se vuelve aquel que ama lo que hace, aquel que no siente la pesadez del trabajo, profesional es aquel que disfruta. Creo que me volví profesional desde niña, amando mi pasión. Profesional me hizo plasmar mis emociones, plasmar mis sentimientos, ser sincera hasta con mis títulos; profesional me hizo buscar técnicas, artistas, maestros, clases y diplomados. Profesional me hizo “ver” mi valor como creativa, y firmar con orgullo cada obra plasmada.

¿Cómo ha sido tu formación de artista en los últimos años de pandemia?
Justo tenía una exposición individual en El Consulado Mexicano, en El Paso Texas. Cuando cerraron por la pandemia. Eran bastantes piezas, y mira que cosas, se vendió casi el 70% de lo exhibido. Durante pandemia empecé a trabajar varias comisiones especiales, y nunca dejé de dar clases, claro esta, con sus cuidados correspondientes.
Durante pandemia mi confinamiento no lo sentí, mi estudio esta justo en casa, así que, nunca dejé de pintar.
De hecho siempre he pensado que, en el arte, la creatividad es 90% disciplina, 10% inspiración. Sea cual sea la disciplina creativa: música, escritura, cine, teatro, un médico, un contador, un químico, el arte está en todo. Y la pandemia a muchos nos hizo sacar lo mejor de nosotros, y hablando por mi, he crecido más como creativa y liberado más como artista.


¿Qué periodo del mundo de la pintura se identifica con Adriana Peraldí?
¿Periodos? Mas bien artistas. Bueno creo que podemos hablar del expresionismo, cubismo, y hasta cierto punto el muralismo. Sin pasar por alto la “vieja escuela”, que siempre es por donde empezamos. Amo Picasso, su soltura, su desfachatez, su manera de venderse, su libertad.
Dali, su expresión, su atadura al tiempo, el manejo de su paleta cromática y la manera de desfigurar lo ya desfigurado. Kandinsky, Pollock, Joan Miro, y por supuesto mi cariño y admiración a nuestros artistas mexicanos Raúl Anguiano, el maestro Carlos Mérida, Leonardo Nierman (artistas con los que trabajamos en el taller de mi madre, entre otros). Orozco, Siqueiros, Diego Rivera y no puede faltar Frida con la que identifico por las cejas, aunque parezca raro. Frida, Varo y el plasmar de sus sueños, Leonora Carrington y sus excentricidades.
Trato de escribir y recordar mis sueños, ellos hablan por solos y me dicen mucho cuando trabajo.

¿Cuál ha sido tu mayor obstáculo en tu carrera?
Cuando se burlan en tus exposiciones y dicen en voz alta que no debes de firmar con tu nombre.
Cuando no creen en tu potencial, cuando creen que solo es un entretenimiento y no una pasión que te llena. Cuando no entienden que los creativos, vemos, sentimos, olemos, escuchamos y somos vibraciones muy fuertes y diferentes al resto del ser humano, somos fuertes, y sensibles a lo mas simple y lo hacemos hermoso y grande.
Mi mayor obstáculo es que ignores mi obra cuando pasas cerca de ella, mi misión es hacerte sentir “algo” lo que sea, bueno o malo, mas no ignorarla, porque entonces no estoy haciendo bien mi trabajo. Siempre digo que la vida normal es aburrida. Así que a romper reglas en mi obra, a usar color, saturación, valores y equilibrio de maneras diferentes.

¿Qué quieres aportar al mundo con tu trabajo pictórico?
A mis estudiantes, a mis hijos, a quien colecciona mi obra, a quien ve mi obra. Siempre les digo que, si podemos usar los dos hemisferios del cerebro cuando estamos haciendo algo, sería una maravilla poder trabajar así. Imagínate el potencial tan grande.
Quiero dejar como legado, el no tener miedo a soltar, el mancharte las manos, la ropa, liberar emociones, y por supuesto que con elegancia y educación trabajar en un bastidor en blanco es liberador. Pintar es libertad.
Dejar en un lienzo tus emociones, pero en realidad dejarlas ahí, expresarlas, dibujarlas y desdibujarlas, seguir reglas para luego romperlas, es uno de mis consejos a mis estudiantes.
Quiero que mis hijos, mi familia, mis estudiantes crezcan con cada liberación, quiero aportar que si se puede trabajar con poco o, con mucho con pasión y, amor cualquiera que sea tu trabajo siempre estarás de vacaciones. ¡Yo no trabajo, siempre estoy de vacaciones en esta que es mi pasión!

C u l t u r a
UACJ 50 años
A r t e s  V i s u a l e s
Yenisett Torres
Entre mitos y realidades
A r t e s  V i s u a l e s
Flaca inefable, llega a HUBarte
A r t e s  V i s u a l e s
Adriana Peraldí.
El poder de las manos
A r t e s  V i s u a l e s
Karla de Lara
No Fronteras
A r t e s  V i s u a l e s
Gobelino de Rufino Tamayo
en Ciudad Juárez
A r t e s  V i s u a l e s
Colectiva de arte en la frontera
A r t e s  V i s u a l e s
Antonio Castro. 50 años, un rostro
UACJ, más opciones para ti.